viernes, 21 de junio de 2013


LA PROBLEMÁTICA DE LOS PROBLEMAS MATEMÁTICOS:
MIRANDO EN DIRECCIÓN CONTRARIA 


Los problemas escolares encierran una cuestión a tratar más allá del resultado. Esta dificultad está relacionada con el alumno y su capacidad para entenderlos, más allá del algoritmo.


          Los problemas matemáticos han sido considerados durante años como parte importante del área de Matemáticas. Su relevancia es tal que posee un apartado propio dentro de las enseñanzas curriculares. Este énfasis magistral por enseñarlos parece chocar con la  resistencia que ofrecen los alumnos para comprenderlos y solucionarlos. Dada esta situación, es obvio y a la vez paradójico que los problemas entrañan una problemática en sí mismos: No logran su finalidad, o lo que es lo mismo, no son un instrumento eficaz para que el alumno ponga en práctica las estrategias lógico-matemáticas adecuadas.

Por un lado, y de manera general, mencionaremos varios impedimentos del problema escolar que dificultan su resolución. Estos "OBSTÁCULOS" son:


  • El lenguaje verbal: 
          Muchos de los pequeños que resuelven algoritmos sin problema, no son capaces de solucionarlos adecuadamente porque no entienden el enunciado. Unos leen tan rápido que no pueden asimilar la información; otros lo hacen tan despacio que cuando terminan, no recuerdan el principio del texto; los de más allá no se sienten lo suficientemente motivados ni si quiera para comenzar a leer. Consecuentemente, la situación a resolver queda eclipsada por el mutismo del texto; un enunciado que se reduce a un conjunto de frases oscuras y secas.

" no son capaces de solucionarlos porque no entienden el enunciado"

  • El lenguaje número:
          Si decodificar el lenguaje verbal resulta difícil, desnudar los  números hasta encontrar su significado lo es aún más. Este problema tiene su origen en una fallida enseñanza del concepto numérico. Cuando no se han forjado unos sólidos cimiento en las edades más tempranas, no nos extrañe que durante la primaria no sepan diferenciar el número-cantidad, del número-orden o del número-nombre.

"una fallida enseñanza del concepto numérico"



  • La abstracción: 
          No podemos olvidar que durante gran parte de la educación primaria, el alumno se encuentra aún en la etapa de las operaciones concretas. Un momento evolutivo en el que su comprensión más allá de lo que ve, toca y siente es ininteligible. No es hasta finales de esta etapa, cuando comienza a dominar las operaciones abstractas. Es ahí cuando puede movilizar estrategias mentales más allá de lo físico. Dada esta situación es entonces compresible que tengan dificultades para enunciar resultados hipotéticos a partir de una situación teórica.

"se encuentra aún en la etapa de las operaciones concretas"



          Hasta el momento, conocemos los obstáculos que impiden a la mayoría de nuestros alumnos acceder al significado profundo del problema escolar. La tesitura es grave, ya que estamos formando a personas incapaces de enfrentarse a situaciones matemáticas reales. El niño que durante la escuela no haya practicado, errado y aprendido a resolver un problema, pongamos por ejemplo el intercambio monetario, será incapaz de gestionar su propia liquidez en cualquier situación cotidiana. 

          Ante esta situación y como un intento de resolver la problemática de los problemas escolares, se exponen  las siguientes PROPUESTAS DE MEJORA:


Fomentemos el gusto por la lectura:
          Sí; no estamos hablando ahora de poner en práctica estrategias para aumentar la velocidad lectora o la comprensión escrita. Es el GUSTO por leer es lo que le hará al alumno lo que le es lógico: leer. !Propongamos situaciones frescas en el área de lengua para fomentarlo! El cuento puede ser leído y contado al mismo tiempo ¡Usemos el juego para motivarles! Títeres, sombras chinescas, marionetas...¡Todo vale! Hagamos sesiones en las que sea él el que hable y nos cuente, como narrador o como lector, su experiencia con el libro. Propongamos entonces el "club de lectores"y el "tablón del ojo crítico". Y no nos olvidemos de nuestro papel como animadores de libros. ¡Mostremos sus encantos antes de que abran sus páginas! ¡Que se enamoren solo con ver sus portadas y escuchar hablar de ellos! Si con todas estas estrategias conseguimos motivarle a leer, el ritmo, la velocidad y la pronunciación adecuada vendrán de la mano, y junto a ellos, la comprensión del enunciado matemático.

 "Títeres, sombras chinescas, marionetas...¡Todo vale!"


Enseñemos el concepto de número:
         Decía Piaget en el libro titulado Psicología del niño que -"no ha de creerse, en efecto, que un niño posee el número por el mero hecho de que haya aprendido a contar verbalmente"- (Piaget, pág. 107). Para poder entender este otro lenguaje, necesita haber practicado durante la etapa infantil los dos tipos de agrupamientos fundamentales: la clasificación y la seriación. Por tanto, elevemos al lugar que merece la educación previa a los 6 años, ya que es ahí y solo ahí donde TODO arraiga.


"necesita haber practicado durante la etapa infantil dos tipos de agrupamientos"


Facilitemos la comprensión de la información:
          Si la mayoría de los libros de lectura para alumnos de 6-12 años vienen acompañados de ilustraciones ¿Por qué nos olvidamos de ellos en los problemas? Dibujemos lo escrito o invitemos a dibujarlo. Acerquemos el problema a su realidad. Tengamos en cuenta que las matemáticas están muy ligadas con la capacidad creativa, con el pensamiento divergente, con la idea que nunca ocurrió antes. El dibujo se insinúa entonces como un medio ideal para abrir ese "otro camino", esa otra visión de la realidad que quizá, en algún  tiempo, sea real.
          Demos un paso más y junto a la visión pictórica del problema, añadamos su radiografía. Enseñémosles a tratar la información, a esquematizarla, a fraccionarla en tablas. Ayudemos a formar sus esquemas mentales a través de esquemas de papel.


"Dibujemos lo escrito o invitemos a dibujarlo"


Propongamos otro modelo de enseñanza del problema:
         Junto al problema clásico escolar deberíamos introducir las llamadas "situaciones problemáticas". Aquellas en el que los alumnos vivencian en el aula situaciones REALES de aprendizaje. Ya no se trata de leer lo que pasa, sino de sentir lo que les pasa. En estas situaciones, el maestro gestiona las variables de manera que el alumno tiene que modificar sus esquemas mentales y buscar nuevas estrategias resolutivas. Se trata de un juego en el que nosotros somos los más traviesos y donde tanto el que falla como el que no, gana aprendiendo.


"los alumnos vivencian en el aula situaciones REALES de aprendizaje"


          En resumen, pensemos en el problema en la dirección contraria. No se trata de ver cómo un algoritmo matemático encerrado en un problema escolar no puede ser solucionado por el alumno, sino observar cómo el alumno decodifica el mensaje, descifra la cuestión problemática  y accede a la operación. 

Y es que en muchas ocasiones, el mayor de los problemas es no darnos cuenta de que el problema no se encuentra en su infantil manera de percibir, sino en nuestra adulta forma de mirar...



(Dedicado a Carmen Chamorro y a su esfuerzo por mejorar la didáctica matemática.)



Una vez más, te invito a comentar el artículo, a debatirlo y a abrir nuevas vías de debate. Si te ha gustado, no olvides pulsar +1 y difundirlo,
"mis ideas son las vuestras e Internet es de todos"

Nos vemos en:
FACEBOOK: https://www.facebook.com/ElArteDeFormarte
TWITTER:https://twitter.com/MAYKAGARCIA1


Un saludo y buen camino...