lunes, 24 de junio de 2013


 LOS PROBLEMAS NO SIEMPRE 
SON IGUALES

 3 modelos para construir las matemáticas de otra manera.

          Como expusimos en el anterior artículo, titulado "La problemática de los problemas escolares: Mirando en dirección contraria"los principales obstáculos para lograr su eficacia son:

  • Un rendimiento en la competencia lectora bajo.
  • Un concepto del número confuso.
  • Una etapa ligada a las operaciones concretas.

Para poder salvar estos impedimentos, proponíamos:

  • Aumentar la motivación lectora.
  • Practicar asociaciones y clasificaciones durante la Educación Infantil.
  • Acompañar el texto con imágenes, tablas y gráficos.
  • Trabajar de manera complementaria con situaciones problemáticas reales.

Tan importante como conocer los obstáculos y la forma de evitarlos es presentar al alumno el problema de manera NOVEDOSA. Esto es así por las siguientes razones:

  • En primer lugar, porque en la vida que está más allá del aula, se enfrenta a dificultades que no responden siempre al patrón unidireccional: dato + dato = pregunta.

  • En segundo lugar, porque el aprendizaje de las matemáticas debe incitar al juego de la inducción y la deducción, de las relaciones lógicas y los silogismos, y no al de las monótonas relaciones de siempre.

  • En tercer y último lugar, porque los pliegos de papel "rubio" de la infancia, aquellos en los que aparecen cientos de problemas producidos a granel, con sus cientos de espacios acotados, le provocan el tedio absoluto e incluso la irritación. 


Entonces ¿Cómo son esos OTROS tipos de problemas? A continuación presentamos tres modelos:



MODELO A:
Se trata de invitar al alumno a construir el problema a partir de una solución dada. 
Por lo que:

  • Será él mismo quien enuncie el contexto y de sentido real a un o varios algoritmos.
  • Tendrá que cuestionarse el orden lógico de las operaciones, que en ocasiones no será el mismo que plantee el enunciado.
  • Deberá ir resolviendo las operaciones a medida que va construyendo el enunciado

 Ejemplo:

¿Eres capaz de poner palabras a estas operaciones?  Inventa un problema con ellas:

5-3 (25 x 7) / 4 cromos




MODELO B:
Consiste en localizar entre varios problemas el que se corresponde con la solución dada. 
De esta forma, el alumno:

  • Tendrá que comprobar si los datos se corresponden con los problemas
  • Deberá conocer las operaciones de cada problema para encontrar el adecuado.

Ejemplo:
¿En cuál de los dos problemas habrá que hacer el cálculo 23 - 2 - 3 para encontrar la solución:

Problema 1: En una caja hay 23 galletas. Un niño se come 2 por la mañana y 3 por la noche ¿Cuántas galletas quedan en la caja?

Problema 2: En una caja hay 23 galletas. Un niño se come 2 por la mañana y por la noche mete 3. ¿Cuántas galletas quedan en la caja?



MODELO C:
En esta ocasión, tendrá que construir la pregunta a partir de un problema dado. 


 Ejemplo:
Haz preguntas a partir del enunciado para que tu compañero las resuelva.

Juan hace 120 fotocopias, 60 en color y 60 en blanco y negro. Las fotocopias en color cuestan 0,75 cent. y las blancas y negras 0.25 cent. 



          Para finalizar solo queda apuntar que, independientemente del modelo problemático elegido, el maestro deberá orientarle siempre. Recordemos que su papel no solo es ayudarle a dar con la solución de los problemas reales, sino enseñarle a enfrentarse a ellos de mil maneras posibles.

Si en la lucha el destino te derriba 
Si todo en tu camino es cuesta arriba 
Si tu sonrisa es ansia insatisfecha 
Si hay faena excesiva y vil cosecha 
Si a tu caudal se contraponen diques, 
Date una tregua, ¡pero no claudiques! 

Rudyard Kipling



Como siempre te invito a comentar el artículo, a debatirlo y a abrir nuevas vías de debate. Si te ha gustado, no olvides pulsar +1 y difundirlo,
"mis ideas son las vuestras e Internet es de todos"


Nos vemos en:





Un saludo y buen camino a todos...